Vamos a la zarzuela

Gira de conciertos participativos por Aragón

 


 

 «Vamos a la zarzuela» es un proyecto musical participativo que integra a cuatro agrupaciones procedentes de tres localidades aragonesas (Sabiñánigo, Tauste y Zaragoza) y que tiene como principal objetivo fomentar el encuentro y la colaboración entre diferentes agrupaciones de similares características a través de la música.


Los coros participantes están formados por un total de 85 cantores. Son agrupaciones amateur de categoría adulto-senior cuyos integrantes en su mayoría no tienen formación musical en ninguna especialidad vocal, instrumental o teórica. Estas tres agrupaciones son dirigidas o codirigidas por Sara Escuer Salcedo, impulsora de este proyecto. La Banda Chicotén, integrada por 50 componentes, es una formación en la que sus componentes sí tienen formación académica musical de diferentes niveles relacionada con su instrumento.


La temática de los conciertos está centrada exclusivamente en la Zarzuela, género musical escénico de origen español que gozó de su época de esplendor durante la segunda mitad del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX. Es por tanto un género muy cercano a la mayor parte de los componentes de estas agrupaciones, de edades superiores a los sesenta años, quienes se sienten identificados con este repertorio.




OBJETIVOS


El primer objetivo de este proyecto está enfocado hacia una función social, de hermanamiento entre agrupaciones de diferentes puntos de la geografía aragonesa que desarrollan una misma actividad musical y de ocio. Organizar un encuentro de estas características es una forma de premiar el esfuerzo desinteresado de los integrantes de estas agrupaciones que dedican una parte importante de su tiempo a estudiar en casa y trabajar en conjunto semanalmente para llevar a cabo las diferentes actividades organizadas por su asociación. No es habitual para estas agrupaciones compartir escenario con tantos músicos, por lo que este proyecto cumple una doble función motivadora: por una parte el estudio y montaje de un repertorio de tan buena acogida por los músicos, y por otra la posibilidad de realizar un concierto participativo en conjunto con las otras tres agrupaciones.

 

En segundo lugar cabe destacar la función cultural y de difusión que supondrá la realización de estos tres conciertos, especialmente en aquellas localidades de menor número de habitantes en las que no es fácil encontrar un espectáculo musical de tal envergadura.


Tauste, Iglesia de Santa María, 9 mayo 2015

Zaragoza, Auditorio Eduardo del Pueyo, 27 junio 2015

Sabiñánigo, Auditorio La Colina, 3 julio 2015

Vídeo - Gigantes y cabezudos; Jota